BUD SEX

Una práctica sexual en auge

De qué se trata esta nueva tendencia sexual entre hombres?

¿Se pueden mantener relaciones homosexuales sin ser gay o bisexual? Aunque muchos lo consideren imposible, entendiendo la homosexualidad tal y como es definida por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), es decir, como la «inclinación erótica hacia individuos del mismo sexo», hay quienes si consideran que es posible y, de hecho, lo practican.

Un estudio elaborado por la Universidad de Oregon (Estados Unidos), ha analizado el comportamiento sexual de un grupo de hombres, del tipo cultural conservadores y tradicionalistas. Los sujetos estudiados se declaraban abiertamente heterosexuales -en muchos casos casados y con hijos- admitiendo al mismo tiempo mantener aproximaciones sexuales esporádicas con otros varones con el único fin de satisfacer así sus instintos más primarios.

Es tras esta investigación cuando se ha acuñado el término Bud Sex (en español, sexo entre colegas).

Lejos de lo que pueda parecer, y a pesar de alternar a lo largo de su vida encuentros heterosexuales rutinarios, frecuentes y pasionales con sus parejas;  con el Bud Sex, aquellos hombres que lo practican no suelen sufrir ninguna crisis de identidad sexual a lo largo de su vida. Esto se debe a cinco factores que, para ellos, los diferencian claramente de los puramente homosexuales:

1_

Ven el Bud sex como un entretenimiento, una diversión o un pasatiempo. Los asistentes a estos encuentros no buscan relación personal alguna con la otra parte, ni cariño esporádico, ni una persona con la que compartir una charla de bar.

2_

Relacionado con el primero, el segundo punto aboga por que en sus gélidos encuentros no hay más deseo que el de saciar el apetito sexual evitando besos, gestos cariñosos y hasta mirarse a los ojos, alejándose de cualquier posible connotación emocional.

3_

Aún formando parte de sus vidas, estos acercamientos no se producen con una regularidad pautada. No tienen por qué ser diarios, ni semanales, si no cuando vuelve el deseo irrefrenable de volver a practicarlo e independientemente de quién sea la pareja de baile.

4_

Muchas de estas relaciones se desencadenan justo después de una fuerte discusión con sus parejas o cuando los implicados se encuentran bajo los efectos del alcohol y otras drogas.

5_

Muchas veces hasta suele darse un intercambio económico que refuerza y subraya la ausencia de cualquier ápice de romanticismo en este tipo de desahogos ocasionales. Es básicamente un aquí y ahora me descargo, me saco las ganas, y listo. A veces hasta sin siquiera cruce de palabras ni miradas.

Otra publicación, en este caso realizada por Jane Ward, profesora de la Universidad de California, ahonda en la realidad de este colectivo asegurando que sus miembros, a pesar de mantener sexo con otros hombres, «rechazan fuertemente los comportamientos gays«, poniendo el acento en lo prosaico de estos desahogos sexuales, cosificándolos y calificándolos en muchos casos como simples «juegos».

Amparados por muchas de las tesis surgidas a raíz de la revolución sexual de los 60, que aseguraban que las prácticas sexuales no están ligadas al género ni sujetas a etiquetas, además de estar expuestas a una constante evolución en función de los deseos del ser humano, los practicantes del Bud Sex lo tienen claro: tener sexo homosexual sin ser homosexual es posible.

Ir arriba
Consultar...
Hola! Necesitas Asesoramiento?
Hola! 👋 Bienvenid@ !
No te quedes con dudas, dime... en que puedo ayudarte?